sábado, 25 de abril de 2015

La enfermería y sus metáforas

El pasado miércoles 22 de abril acudí a Sant Boi de Llobregat (Barcelona), invitado por la Associació Professional d'Infermers de Sant Joan de Déu, para compartir algunas reflexiones bajo el sugerente (y un tanto misterioso) lema "Enfermería: ¿Evolución o...?". El lema lo propusieron los organizadores (suelo intentar que sea así para que me lo pongan más fácil que si me dicen "no, habla tú sobre tus cosas esas...") y me dio una gran oportunidad para realizar una especie de síntesis de las últimas ideas que he venido proponiendo/provocando con respecto a la evolución de la enfermería en España. La conferencia, de una hora de duración, fue grabada y cuando esté disponible y me autoricen los organizadores compartiré la grabación aquí.

Mi agradecimiento, sobre todo, a Alex Cano, presidente de la Associació, que fue quien me invitó a participar en estas jornadas. Probablemente inspiradas por los Jueves Enfermeros de Valdecilla (que como los ocho días de oro, que en realidad son 15, y la semana fantástica, que en realidad son dos, de unos conocidos grandes almacenes, no suelen celebrarse en jueves). Les deseo a ambos mucha suerte y mucha proyección, animados como están por un mismo objetivo: ver crecer a la profesión hasta donde se merece por su espléndida aportación.

Me van a permitir, en primer lugar, que entone un meaculpa, aunque sea con la boca chica: parece ser que en los últimos meses he sido, me dicen amigos de confianza, un poco tocapelotas y que algunos compañeros de fatigas, a los que aprecio de verdad, se han sentido dolidos por ello. Lo siento, no por el "vacío" (que, sinceramente, me importa un carajo) sino porque sabiendo que son gente de bien, inteligente y comprometida puedan haberse sentido heridos por, tal vez, un exceso de socarronería (hay quien opina que tiene que ver con mis orígenes gallegos; no digo que no). Creo que la existencia del oficio de tocapelotas nos viene muy bien a todos, yo mismo tengo también los míos propios y solo puedo decirles "gracias" por proporcionarme mis sanísimas curas de humildad (bueno, a veces no es exactamente "gracias" lo primero que me sale decirles... nadie es perfecto). En fin, les pido disculpas en lo personal, pero creo que no voy a cambiar.

Volviendo al tema que nos ocupa, la conferencia tuvo lugar con un auditorio recoleto (¿35, 40 personas?), pero tengo que decir también que me sentí muy bien tratado y muy cómodo y que la presentación funcionó muy bien, aunque tenía mis dudas antes de empezar.

En ella, gracias al reto tan genérico del lema, puse a prueba el funcionamiento de una serie de "paquetes de ideas" (que yo llamo mis metáforas enfermeras) que ya había utilizado en ocasiones anteriores, pero no de manera conjunta, formando parte de un único hilo argumental.

Así, el ejemplo del 'caso Ébola' ("historia de una fotografía"), como representación paradigmática de lo necesarias  -e inevitables-  que son las "peleícas" [sic] con otras profesiones, ya lo había utilizado el 17 de diciembre de 2014, en la Facultad de Enfermería de La Laguna (Tenerife), para una sesión titulada "La enfermería vista desde fuera"; una versión ampliada, la utilicé en el Colegio de Enfermería de Murcia, el 12 de febrero de 2015, en el debate bajo el lema "Presente y futuro de nuestra profesión: ¿qué alternativas reales de progreso existen?"

La metáfora del 'planeta Medicina - satélite Enfermería' la utilicé, en una versión muy preliminar (apenas un flash) en Vigo, el 31 de enero de 2014, dentro de la Jornada organizada por el Colegio de Enfermería de Pontevedra en mi presentación "¿Y dice usted que es enfermera? Imagen, ideología, poder y política". Fue puesta a prueba una versión más amplia en Santander, en los Jueves Enfermeros de Valdecilla, el 19 de marzo de 2014. Y también fue utilizada en mi presentación "Sobre el cuidado como ámbito ideológico. ¿Ciencia vs. Humanidad?" en el 4º Congreso Nacional de Enfermería en Cirugía, de SEECIR (Alicante, 30 de mayo de 2014).

Por lo que respecta a la metáfora de 'las hormigas y las abejas', la había utilizado únicamente en Las Palmas, dentro del IX Congreso de la Asociación de Enfermería Comunitaria, el 8 de octubre de 2014, pero la recuperé también en la ya citada mesa de La Laguna del 17 de diciembre pasado.

Por último, 'de cebras y leonas' fue puesto a prueba por primera vez en Santander (los Jueves Enfermeros de Valdecilla, también ya citados), el 19 de marzo del pasado año. No lo había vuelto a utilizar hasta ahora. Fue inspirada por el maravilloso aforismo  -y cruel constatación-  de Jorge Wagensberg que aquí al lado reproduzco. Y que responde fielmente a algunas conductas de ciertas 'élites' enfermeras que tienen muy claro que contar con el respaldo moral del increíble trabajo de casi un cuarto de millón de enfermeras, a las que utilizar como reclamo, les viene de miedo a la hora de planificar sus carreras personales (y a ese cuarto de millón de almas, que le vayan dando: es material prescindible)


Tras el trabajo, el ocio; tuve la ocasión antes de volver al aeropuerto de compartir merienda con dos familias, cuyos padres/madres (¡los cuatro!) son enfermeros/as. Como es natural, solo hubo un tema de conversación, ¿adivinan cuál? Exactamente. Y para mí estas ocasiones son todo un cualitativo... Algunas cosas de las que oí darán origen, sin duda, a alguna más de estas metáforas enfermeras que me estoy acostumbrando a coleccionar. Y para ellos, un fuerte abrazo y mi agradecimiento.

Les dejo con la presentación:



lunes, 13 de abril de 2015

El reto sanitario y financiero de los cuidados de larga duración (segunda parte)

[Esta es la segunda parte de una entrada cuya primera parte se publicó el pasado día 7 de abril. No obstante, puede leerse sin necesidad de leer aquella, especialmente si usted ya está concienciado y convencido de que enfrentamos un gran reto en la provisión y financiación de cuidados de larga duración.]

martes, 7 de abril de 2015

El reto sanitario y financiero de los Cuidados de Larga Duración (1)

1. Con el envejecimiento progresivo de la población, los sistemas sanitarios modernos, enfocados operativa y culturalmente hacia la curación de enfermedades, están teniendo que redireccionar su foco hacia los cuidados de pacientes con patologías o condiciones crónicas no curables (pero sí empeorables, estabilizables o mejorables); en muchos casos, además, esta cronificación se produce como consecuencia de la actuación de una Medicina que ha conseguido reducir el impacto de muchas enfermedades que hasta hace apenas unos años suponían inevitablemente la muerte a corto o medio plazo (y también complicarlas, incluso crearlas, directa o indirectamente, pero esa es otra dimensión del problema que hoy “no toca”).

martes, 31 de marzo de 2015

Lo que siempre quiso saber sobre prescripción enfermera (y nunca se atrevió a preguntar)

No se engañe: este post es un refrito (inteligente, creo; no es un corta-y-pega) de varias entradas que llevo editadas en este blog y en su antecesor desde hace ya... ¡uf, cinco años! sobre el culebrón de la prescripción enfermera. Solo trato, antes de actualizar la información  -porque la opinión se mantiene inalterada-  servir como entrante un resumen de los laaaaaaargos antecedentes para los más jóvenes o nuevos o con mala memoria. A estas alturas, un déja vù porque de nuevo, cuando hace una semana me desperté... el dinosaurio todavía estaba aquí.

viernes, 20 de marzo de 2015

El espíritu de la colmena (segunda parte)

Terminé la primera parte de esta entrada (cuya lectura debería preceder a esta segunda, creo) expresando mi perplejidad ante el hecho de que una profesión (la enfermería) tan fragmentada y con unas formas de cooperación absolutamente inapropiadas (por desproporcionadas en los inputs e ineficientes en los outputs) no se deshaga en mil pedazos y las abejas recolectoras acaben siempre por volver a la colmena, no importa lo lejos que hayan llegado en sus incursiones individualistas en busca de materias primas.