lunes, 20 de octubre de 2014

¿Volverías a ser enfermera?


Gracias a la extraordinaria colaboración de tantos profesionales, durante el pasado mes de mayo obtuve una muestra de casi 2.000 encuestas, dentro del proyecto LabEnf14 (realidad laboral de la enfermería: aquí, un resumen del proyecto; y aquí, la ficha técnica). Es una de las encuestas a enfermeras españolas, hasta donde yo conozco, con mayor número de participantes, teniendo además alguna de las anteriores más de 15 años de antigüedad: salvando los inevitables, aunque  corregidos hasta donde ha sido posible, problemas de sesgos muestrales en una encuesta difundida primariamente a través de las redes sociales y el 2.0, el margen máximo de error de muestreo (en las condiciones usuales) es de ±2,2%.

He ido publicando algunos de los resultados más generales (por ejemplo, una visión general de la cantidad y calidad del empleo enfermero, y un análisis más detallado de la forma más extrema de precariedad laboral, que es el desempleo).

En esta ocasión, sin embargo, quiero presentar unos datos que tratan de capturar el estado de ánimo de las enfermeras participantes y (con las limitaciones comentadas en la ficha técnica y que he tratado de salvar a través de la 'cocina' de los resultados), de la profesión en general.

En lugar de utilizar inventarios o escalas precocinados, opté por realizar dos preguntas muy sencillas (de formular, al menos; no sé, de responder):

  • Volvería a estudiar enfermería y ser enfermera?
  • Si un hijo/a suyo o de alguien muy allegado le pidiera consejo, ¿le recomendaría que estudiara enfermería?
Por utilizar la jerga de los estudios de mercado, hablamos de fidelización y prescripción de un producto, en este caso el producto "profesión enfermera". Uno puede estar a gusto con un producto o servicio y querer seguir utilizándolo (fidelización), pero no desear o atreverse a recomendarlo a la gente de su entorno más próximo (prescripción). Más extraño  -¡pero también se da!- es el hecho de que alguien que no está contento con el producto o servicio lo recomiende o prescriba, si bien en este caso suelen concurrir circunstancias especiales de carácter personal: "es un buen producto, pero no para mí o en mis circunstancias".

Preguntadas las 1.929 enfermeras (y enfermeros) sobre si volverían a estudiar enfermería / ser enfermeras, las respuestas en una escala de cinco puntos son las siguientes (n = contestaron a ambas preguntas = 1.864):


Los datos son contundentes, con dos de cada tres enfermeras fidelizadas (una de cada tres está segura y otra cree que sería lo más probable), mientras que solo una de cada cinco tienen claro o consideran lo más probable que, de volver atrás en el tiempo, no volverían a hacerlo.

Las cosas cambian considerablemente cuando se les pregunta sobre su papel prescriptor de la profesión:


La frecuencia de respuestas positivas se reduce ahora a un 42%, de los cuales, además, sólo un 30% se manifiesta seguro de que avalaría una opción por los estudios de enfermería; por su parte, la frecuencia de respuestas negativas aumenta hasta un tercio de los respondientes y se duplica la tasa de indecisos.

Analizadas en conjunto ambas preguntas, el escenario es el siguiente:


Como vemos, el elevado porcentaje de fidelizados (66,3%) se desinfla significativamente al pasar a analizar los prescriptores (41,8%), exactamente en un -37%, un saldo negativo que se agudiza en el caso de los más fidelizados, ya que pierden a casi dos de cada tres efectivos. Por el contrario, las visiones más negativas aumentan desde un 21,2% de no fidelizados hasta un 34,3% de no prescriptores, es decir un +62%.


DISCUSIÓN

Este tipo de preguntas de doble referente (personal y general) son utilizadas para analizar aquellos casos en los que prevemos  -o sabemos por experiencias previas-  que existe una gran probabilidad de que se produzcan sesgos en las respuestas; especialmente cuando hacemos preguntas que, de alguna manera, suponen una revisión de vida y cuyas respuestas pueden conllevar estereotipos (generalizados) que desvirtúen la validez de los resultados: se responde más como se cree que debería responder una persona cabal, que como realmente se siente, piensa o experimenta. Hablamos del efecto de respuesta socialmente deseable, algo que estudié con bastante dedicación  -espero que con algo de éxito- durante mi etapa formativa principal en estudios de opinión.

El grave defecto de este tipo de preguntas de doble faz es que nunca sabemos a qué atenernos, ni cual es la respuestas más válida y fiable de la actitud que queremos medir. Si preguntamos a la gente, por ejemplo, si se sienten satisfechos con sus vidas (referente personal), decir "no" es reconocer un fracaso personal; se hace a veces, claro, pero ciertamente cuesta y (especialmente si hay un encuestador delante) a menudo uno prefiere no tener que enfrentarse con realismo y sinceridad a la "pregunta de la certeza": ¡a fin de cuentas sólo es una encuesta con una presencia fugaz en nuestras vidas, no el diván de un psicoanalista!

Para tratar de minimizar ese efecto de respuesta socialmente deseable les preguntamos también si piensan que "la gente en general" se siente satisfecha con sus vidas (referente general) y, créanme aunque no tenga a mano ejemplos, los datos se ven bruscamente modificados. A peor, quiero decir: es más fácil reconocer que "la gente"  -y uno no deja de ser gente-  es infeliz, que hacerlo con la propia infelicidad.

Aquí nos encontramos con algo sumamente relacionado: reconocer que uno no volvería a ser enfermera si pudiera volver atrás el timeline real es reconocer un cierto fracaso vital; hablamos de la profesión de uno, de algo que se lleva haciendo 10, 20 o 30 años y que habrá que hacer, en general, 30, 20 o 10 años más. No es fácil reconocer que no y hay que estar muy quemado para hacerlo.

Por eso, cuando la pregunta es menos personal , ya que solo implica una recomendación a un tercero (en realidad un segundo)y no un compromiso vital personal y de por vida, pero además tenemos el hecho de que se trata de un tercero, al que queremos o por el que nos preocupamos, es más fácil que afloren los aspectos negativos vinculados a la profesión, esos que nunca desearíamos a nuestros seres queridos.

De alguna manera y sin que sepamos cuantitativamente hasta qué punto, me parece una pregunta más vinculada a la realidad y por tanto más reproductiva de las actitudes, percepciones y sentimientos de las casi 2.000 enfermeras entrevistadas: casi un 60% de ellos, si se les solicitara consejo, no recomendaría a un chaval o chavala de su entorno afectivo que estudiara la carrera de enfermería, es decir, que fuera enfermera. Como ella o él mismos lo son.


UNA TIPOLOGÍA TENTATIVA DE LAS ACTITUDES DE LAS ENFERMERAS CON RESPECTO A LA PROFESIÓN.

Aunque todo es discutible y no pretendo sentar cátedra sino animar a nuevas investigaciones más focalizadas en este tópico, he preparado a partir de las respuestas a ambas preguntas y con la ayuda de ciertas herramientas estadísticas (y de un olfato cualitativo bien entrenado en decenas de cualis), el siguiente cuadro de situación (pinchar para agrandar):


La clasificación de cada celda de cruce en uno de los cinco grupos (¿por qué cinco? por seguir la filosofía de la escala likertiana) tiene, especialmente en sus fronteras intergrupales, mucho de subjetivo, que yo llamaría sentido común. Bien es cierto que me he ayudado por un análisis factorial, pero estos no aportan valores de significación estadística para cada una de las 25 celdas y yo necesito incluirlas a todas, porque todas las personas cuyas respuestas encajan en cada una de esas 25 celdas forman parte de la profesión (y de la muestra). En definitiva, no es este un proyecto de estudio orientado a la Academia, sino a la acción, y tiene tanto de cualitativo como de cuantitativo, algo que conocía perfectamente cuando decidí incluir estas dos preguntas. Y finalmente (y acabo ya mismo con la excusatio non petita...) lo que trato de construir es un cuadro general de la situación en el que me importan bastante poco diferencias pequeñas en las frecuencias.

Igualmente cualitativas son las etiquetas que he escogido para denominar a cada uno de los cinco grupos que se han derivado del análisis de los datos. Y que son estos (pueden relacionar los colores con los de la tabla anterior para ver la composición de los grupos):



Dejo para una segunda entrada (que aún tardará unos días porque estoy tratando de robar tiempo al trabajo que paga los recibos para el análisis y difusión de estos resultados, y aquel villano no siempre se deja) la tarea de analizar las características profesionales y laborales diferenciales de estos grupos o tipos ideales (o simples etiquetas). Pero les adelanto el retrato-robot de los dos grupos más desafectados e insatisfechos, que supondrían en torno a un tercio de la profesión: es un varón, de entre 35 y 55 años, trabaja en hospital, tiene un empleo fijo (o interino de larga duración) y no posee un gran background formativo de posgrado.

Para que luego digan que más bocaos da la precariedad...

PS.- Para que vean lo que da de sí este tipo de debates en los sitios donde se producen, les enlazo uno de enfermeras canadienses (en inglés) muy, muy interesante, en el que no solo se habla de sí o no, sino también de cómo y en qué condiciones, y se proporcionan datos biográficos y de contexto... ¿No sería magnífico abrir aquí debates de este tipo? Pero no creo que fuera posible porque en este país no hay foros donde entren y participen significativamente las diferentes tribus enfermeras (o médicas, ojo, en todas partes cuecen habas): cada una de ellas pasta en sus propios prados y se relaciona solo con sus afines en intereses o inclinaciones. Pero I've had a dream... quizás algún día alguien haga algo para que esto sea posible y se pase de las costumbres y hábitos de la familia nuclear a los de la familia extensa sanitaria. Ojalá... Seguro... Algún día.


lunes, 8 de septiembre de 2014

Un sistema pervertido y pervertidor

Leía ayer mismo en una conocida red social un escrito en el cual se denuncian ciertas situaciones (sobre la cuales existe, grosso modo, confirmación de que son básicamente ciertas) en el funcionamiento de las bolsas de trabajo y la gestión de la contratación del empleo temporal en los servicios de salud. En este caso concreto, se trata de Andalucía, o sea del SAS, pero hay denuncias tan abundantes en las redes sociales que son suficientes para pensar que se trata de un proceso de degradación de las políticas públicas generalizado en todos los servicios de salud; tal vez en unos más que en otros, pero realmente no lo sé.

jueves, 31 de julio de 2014

Desempleo enfermero: un apunte metodológico y un panorama general

UN APUNTE METODOLÓGICO: En la entrada del pasado 21 de julio (Población total y desempleo enfermeros) me atreví a tratar de calcular, a partir de datos oficiales corregidos por los que me han aportado las casi 2.000 encuestas válidas del estudio lab.enf.14 (ver aquí y aquí los antecedentes y aquí la ficha técnica), la tasa de desempleo de las enfermeras que trabajan o buscan trabajo en España. Aunque en público no ha habido mucho debate, en privado sí he recibido algunas protestas y riñas de quienes piensan que ni de coña la tasa de desempleo de las enfermeras pueda situarse en torno a un 7% (¡es muy superior!). Y ahí está el problema: lo piensan porque en lugar de disponer de datos estadísticos alternativos y analizarlos aportan su visión experiencial sobre una realidad en la que, por diversos motivos y desde diferentes posiciones dentro del sistema, están sumergidos hasta las cachas.

miércoles, 23 de julio de 2014

lab.enf.14: La forma más extrema de precariedad, el desempleo

Presentaba hace un par de días en el blog (Población total y desempleo enfermeros) una panorámica general calculada a partir de algunos inputs de la encuesta sobre la realidad laboral de las enfermeras en España. Ya dije y redije en esa entrada de ayer que la panorámica general sobre el empleo enfermero no era estadísticamente representativa, porque nunca pretendí (¡aunque ojalá hubiera podido!) llegar a tan alto extremo de significación estadística. Pero una vez metidos en los entresijos de la encuesta, trabajando con submuestras, sí puedo decir que disponemos de mucha información estadística con márgenes de error aceptables.

lunes, 21 de julio de 2014

lab.enf.14: Población total y desempleo enfermeros

Una vez expuestas en las tres entradas anteriores (Antecedentes, 'Cocinando' la encuesta y Ficha Técnica) las líneas generales, metodología, alcance y limitaciones de la Encuesta sobre la Realidad Laboral de las Enfermeras en España, empiezo la divulgación de los datos más interesantes o importantes. Evidentemente, existirá  -en su momento- un informe general de resultados, pero mientras trabajo a ratos perdidos con la base de datos y las tablas de resultados de la encuesta, creo que no está de más ir devolviendo a las enfermeras que me ayudaron rellenando el cuestionario y a los prescriptores que me ayudaron a divulgar el proyecto el generoso préstamo que me hicieron (que no era a fondo perdido).

jueves, 17 de julio de 2014

Realidad Laboral de las Enfermeras en España 2014: Ficha técnica

Por fin he podido preparar algo tan fundamental como la ficha técnica de la encuesta sobre la realidad laboral de las enfermeras en España. Puede leerla aquí o descargarla pinchando en este enlace.



Encuesta sobre la Situación Laboral de las Enfermeras en España 2014
FICHA TÉCNICA

miércoles, 16 de julio de 2014

Realidad Laboral de las Enfermeras en España 2014: 'Cocinando' la encuesta

En la entrada anterior (Antecedentes) he tratado de contextualizar mi proyecto para conocer mediante la técnica de encuesta algunos aspectos fundamentales relacionados con la realidad laboral de las enfermeras en España. Quise entonces reivindicar la consistencia técnica del proceso de recogida de datos, incluyendo la administración de la encuesta a través, primariamente, de las redes sociales [RRSS]. En esta segunda entrada trataré de explicar los procedimientos aplicados para controlar y minimizar los sesgos derivados de la extrapolación de los resultados de las muestras finalmente obtenidas que, como es lógico  -y común en mayor o menor medida a todos los estudios basados en muestreos de un universo poblacional-  solo suponen una representación del Universo estadístico. Aunque en la Ficha Técnica, pendiente aún de publicación, se explicarán algunos detalles fundamentales, creo que es posible explicar la cocina de los resultados de la encuesta saltándonos ahora algunos detalles interesantes. Vamos a ello.