miércoles, 11 de octubre de 2017

La Gran Mentira



 He estado dudando entre utilizar el sustantivo "mentira" u otro mucho más contundente, con connotaciones no solo morales sino también penales. Les cuento la historia, a ver si consigo que se enteren los más ajenos a estos líos.
(I)
Al año de tomar posesión del cargo de presidente del Consejo General de Enfermería (CGE), Máximo González Jurado firma (16-12-1988) un Convenio de cooperación sobre formación postgrado y formación continuada en Enfermería con la Universidad Complutense de Madrid (UCM), representada por su Rector Magnífico y Excelentísimo, distinguido miembro de los Legionarios de Cristo, Gustavo Villapalos Salas.
Entre otros objetivos más genéricos, dicho Convenio prevé  cláusula quinta, apartado c el «Proyecto de creación de un Instituto adscrito a la U.C.M., que desarrollará la Formación Postgrado, Formación Continuada y la Investigación en Enfermería».
Para el desarrollo del Convenio, se nombrarán un director, Juan Vicente Beneit Montesinos, y un coordinador, Jesús Sánchez Martos. El CGE desembolsará 2.860.000 ptas. y, según indican las Disposiciones Adicionales, proporcionará a la Escuela Universitaria de Enfermería de la Universidad ciertos servicios, dotaciones y contratos de personal. Total, entre 3.670.000 y 4.610.000 ptas. (29.000 – 36.000 euros a precios de hoy).

(Seguir leyendo...)

Para la plasmación del Convenio en lo relativo al “Instituto adscrito” a la UCM el Consejo General de Colegios Oficiales de Enfermería de España y el Colegio Oficial de Diplomados en Enfermería de Madrid, por un lado, y Máximo González Jurado, Pilar Fernández Fernández y Luis Ricardo Rodríguez Díaz  Presidente, Vicepresidenta Primera y Secretario General del CGE, estos tres a título estrictamente privado o personal, por otro lado, constituyen el 27 de julio de 1989 la Fundación Enfermería y Sociedad, la cual es inscrita en el Registro de Fundaciones Docentes Privadas mediante Orden de 18 de julio de 1990 (BOE de 19 de septiembre).
La dotación de la Fundación es de 15.030.000 pesetas, que son aportados por los patronos con el siguiente detalle:
  • Consejo General de Colegios Oficiales de Enfermería de España: 10 millones ptas.
  • Colegio Oficial de Diplomados en Enfermería de Madrid: 5 millones ptas.
  • Máximo Antonio González Jurado: 10.000 ptas.
  • Pilar Fernández Fernández: 10.000ptas.
  • Luis Ricardo Rodríguez Díaz: 10.000 ptas.
Es decir, que el 99,8% del capital fundacional fue aportado por las corporaciones colegiales y solo el 0,2%, por las personas físicas, que son en realidad quienes toman las decisiones en nombre del Patronato de la Fundación, ya que en el acto de constitución de la Fundación se producen los siguientes nombramientos:
  • Presidente: Máximo Antonio González Jurado.
  • Secretario: Luis Ricardo Rodríguez Díaz.
A raíz de su constitución, la Fundación Enfermería y Sociedad (FES) propone a la UCM la adscripción a dicha universidad de una Escuela de Especialización Profesional en Ciencias de la Salud, propuesta que es admitida y sancionada administrativamente mediante Acuerdo de la Junta de Gobierno de la UCM de fecha 28 de noviembre de 1989.
Voy a dar un salto en el tiempo a pesar de que ello conlleva dejar de narrar los pufos, irregularidades, falsificaciones, falsedades, denuncias… que empiezan a tener lugar en relación con la Escuela y la Fundación y sus cursos y diplomas de unos seis años.

(II)
El día 6 de febrero de 1995, en sustitución de la anterior fundación, se constituye la Fundación Salud y Sociedad (FSS), con domicilio social en la calle Buen Suceso 6 de Madrid, cuyos patronos fundadores son los siguientes:
  • Máximo Antonio González Jurado  (a título personal), Presidente vitalicio con derecho a nombrar a su sucesor.
  • Pilar Fernández Fernández (a título personal), Vicepresidenta vitalicia con derecho a nombrar a su sucesor.
  • Consejo General de Colegios de Diplomados en Enfermería de España, Vocal (representado en aquello momento por Mª Teresa Monzón Casas, vicepresidente III y más adelante por Florentino Pérez Raya, vicepresidente II).
Como Apoderado, interviene y toma posesión Julio Manuel González Jurado, hermano de Máximo.
Salud y Sociedad queda inscrita como fundación «de beneficencia particular de carácter asistencial» en el Registro de Fundaciones, según Orden del Ministerio de Asuntos Sociales de 15 de marzo de 1995 (BOE del 21 de abril).
El capital fundacional fue 30 millones de pesetas, de los cuales 25 millones (83% del total) son aportados por el CGE, mientras que solo el 17% restante (cinco millones de pesetas) son aportados a partes iguales por Máximo GONZÁLEZ y Pilar FERNÁNDEZ. Extremo que, de manera muy conveniente, no consta en los Estatutos de la Fundación, aunque sí en las cuentas del CGE.
En la ficha del Protectorado y Registro de Fundaciones del Ministerio de Sanidad constan como actividades en cumplimiento de fines:
  • Escuela de Ciencias de la Salud (ECS).
  • Enfermeras Para el Mundo (EPM).
  • Actividad mercantil: Arrendamiento.
La jugosa descripción detallada de la “actividad mercantil”, la voy a dejar para otro momento. Baste decir ahora que sobre un solar de 6.563 m2, cuyo anterior propietario era Miguel de Oriol e Ybarra  insigne miembro también de los Legionarios de Cristo; fue, nada menos, quien trajo a España al mexicano Padre Marcial Maciel, fundador de la “Orden” , se construyó un gran edificio de cuatro plantas, con una superficie construida total de 3.232,63 m2, obra nueva financiada mediante un préstamo con garantía hipotecaria con un principal de 1.575MP (9,5M€ a precios de entonces; unos 17M€ a precios actualizados), escriturado el 6 de octubre de 1997.
En 1997, este edificio, propiedad exclusiva de la FSS, es alquilado como sede al Consejo General de Enfermería y al resto de sociedades creadas por el Consejo. La Fundación obtiene casi 1,5 millones de euros al año por los arbitrarios alquileres cobrados: el presidente de la FSS (González Jurado) pacta con el presidente del Consejo General de Enfermería (González Jurado) y los presidentes del resto de fundaciones y empresas del lobby (González Jurado, en todos y cada uno de los casos) cobrarles un alquiler un 300% por encima del precio de mercado de la zona Aravaca-Pozuelo. Un claro caso de auto-contratación prohibido por la ley, me confirma un asesor jurídico.
De esta manera, además del latrocinio soportado por las cuotas de los colegiados, el CGE es el único de los consejos generales de colegios, al menos de los importantes, que carece de una sede propia, viviendo de alquiler. Una jugosa renta que va a parar a las arcas de una Fundación privada. Aquí lo dejo (de momento).

(III)
A partir de la creación de la FSS, el CGE comienza a referirse a la ECS como «la Escuela del Consejo General»; a los cursos de la ECS, como «los cursos del CGE»; a las jornadas organizadas por la ECS, como «jornada convocada por la ECS del CGE»; a EPM, como «la ONG del Consejo General»; y a los convenios de cooperación de EPM como «la cooperación solidaria del CGE».
 Pues bien, atención a la jugada: en una reunión del Patronato de la Fundación Salud y Sociedad celebrada el 27 de abril de 2015, se aprueban dos modificaciones de los Estatutos de la Fundación:
  • El cambio de nombre, pasando a denominarse Fundación Iberoamericana de Ciencias Sociales y de la Salud FICSSALUD. Esta modificación estatutaria no se anuncia, pero poco a poco empieza a introducirse el nuevo nombre y hoy en día es más o menos conocido (a pesar de que la FSS siempre se ha escondido en su publicidad institucional tras la marca «Fundación del CGE»).





  • La segunda decisión es absolutamente clandestina, hasta que he podido obtener el escrito que ahora hago público, donde el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad la acepta y ordena su inscripción: se acepta la renuncia del Consejo General de Enfermería, que abandona la fundación y es sustituido como vocal por un viejo mentor y compinche de González Jurado, Juan Vicente Beneit Montesinos (rebobine el lector hasta el cuarto párrafo de este artículo, si no retuvo el nombre).


Naturalmente, puesto que no se encuentra reflejado como ingreso en las cuentas de 2016, el CGE abandona la fundación sin recuperar los 150.000 euros que aportaron los forzosos colegiados a su capital fundacional.
El anuncio de la “dimisión” de González Jurado como presidente del CGE, que ha tenido lugar el pasado 6 de octubre, lo presenta como una decisión “en caliente”, motivada por el estado de salud de su esposa. En primer lugar, quiero transmitir, no puedo decir mi afecto a alguien que quiere meterme en prisión y arruinarme de por vida por denunciar sus tejemanejes, pero sí mi empatía con la familia González Fernández y desear una pronta recuperación de la paciente. Y en segundo lugar decir también que, a pesar de este infortunado suceso, la gravedad de los hechos impide “aparcar” su denuncia esperando momentos más propicios. Ya ha empezado el diario El País a hacerlo, como es bien sabido, ya que la noticia han tenido un amplio seguimiento, dentro y fuera de la profesión. Le seguirán otras si el diario no se arruga, porque material me consta que tiene.
Pero los hechos demuestran que lo que se está produciendo es una salida ordenada y lo más impune ya que “digna”, no posible, planificada desde hace al menos dos años.
Desde luego, ya no se podrá hablar de «la Escuela del CGE», «los cursos del CGE», las «jornadas del CGE», «la ONG del CGE» o «la cooperación solidaria del CGE»… aunque se siguen relacionando ambas entidades por si cuela (que cuela; yo mismo ni me había dado cuenta hasta ahora).


Por otro lado, se empezará a cerrar el despendolado entramado empresarial, excepto en aquello que siga resultando necesario (E-NETWORK SALUD SAU, dirigida por el hijo del candidato a sucesor de González Jurado, Florentino Pérez López; y SERPROCOL SA, la empresa de servicios al colegiado; poco más). Posiblemente, incluso, la propia FICSSALUD, cuyo inmueble de Aravaca puede estar tasado en más de 20 millones de euros. Goloso...
Las delirantes  pero muy lucrativas a título personal, supongo, de otra manera no se explican  inversiones inmobiliarias realizadas a través de dos sociedades del holding, ENFERMUNDI SA y COFUNSALUD SA, rescatada ya la primera a costa de seis millones de euros abonados por el CGE (cuotas colegiales mediante); a punto de serlo la segunda, que ha tenido pérdidas de otros seis millones en los dos últimos ejercicios conocidos, que habrán de ser también asumidas por el CGE, tienen que pasar factura, tanto en el sentido financiero como en el judicial.
En fin, la relación CGE-FSS es a día de hoy simplemente inexistente, excepto la relación arrendador-inquilino, que se supone prevalente. Excepto que se hayan firmado convenios, que muy probablemente se haya hecho para que la salida sea ordenada. Pero incluso eso podría tener un horizonte temporal: en enero de 2016, el Consejo compró (y pagó al contado 1.057.322 €) una parcela de 2.951 m2 con una edificabilidad de 1.305 m2, en la urbanización La Florida, muy cerca de la sede actual de Fuente del Rey 2. Para algo será…


Finalmente, (tratar de) nombrar sucesor a Florentino Pérez Raya, una apuesta delirante (¿se lo imaginan negociando con autoridades y lobbies competidores? Yo tampoco, claro: surrealismo del bueno) que parecía segura pero que igual no le sale tan rotunda como creía, muestra a las claras que la salida ordenada a la que me he referido nada tiene que ver con circunstancias familiares sino con un propósito de escapar al largo brazo de la Justicia. No lo conseguirán, ni él ni sus colaboradores necesarios. Empezando por el candidato a la sucesión.
La Escuela de Ciencias de la Salud nunca fue "de" la Organización Colegial de Enfermería, siempre fue de una fundación privada: solo se vendió así para hacer caja. Esa fue la Gran Mentira de Máximo Antonio González Jurado. Como anunció en primicia El País, todos estos hechos y muchos más están denunciados ante la Fiscalía, solo queda esperar a que sus investigaciones fructifiquen.

17 comentarios:

  1. No esta en mi mano el comprobar cada una de sus acusaciones, pero llevada por el desasosiego que me produce el estado general de las clases dirigentes e influyentes de nuestro país, creo todas ellas. Necesitamos valientes. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mariló. Naturalmente, está todo documentado, con una querella me basta y sobra. Un abrazo

      Eliminar
    2. Me produce una gran satisfacción saber que alguien,contra viento y marea ha sido lo suficientemente honesto y valiente para hacer frente a semejante mafia,que se hizo notar desde sus comienzos. Desde que dejé el Consejo Y al poco tiempo de ser sustituido Enrique Rodriguez por este mafioso ya empezaron sus primeras decisiones, cuando menos antidemocraticas. Animo Sr Hernandez y a su entera disposición.Ignacio Mercader

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias a todos los que apoyáis la lucha contra la corrupción

      Eliminar
  3. Yo tenía entendido que, según palabras del propio Máximo, la sede del CGE era la sede de Banesto, ( el propio despacho de Mario Conde), antes de ser intervenido por el estado. Esta sede salió a subasta y la adquirió personalmente Máximo mediante un crédito de 5.000 millones de pesetas y que está arrendada por el CGE quienes le pagamos dicho crédito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conocía esta versión, pero he sido incapaz de contrastarla documentalmente. Por eso digo "se construyó", forma totalmente neutra para no pillarme los dedos. Solo afirmo lo que he podido comprobar documentalmente o compartir desde hemerotecas. En la nota registral pone "por título de obra nueva", así que... La hipoteca fue de poco más de 1.500 millones pta, no sé si habría pagos al contado adicionales. Gracias y un saludo

      Eliminar
  4. Buen trabajo,esperemos que sirva de algo.

    ResponderEliminar
  5. En resumen: Entiendo que con dinero de todos los enfermeros se compraron las sedes del CGE y la fundación que se creó a nombre de D Máximo y Otras personas nos cobran un alquiler de algo que ya era nuestro. Y esa cantidad segun lso presupuestos del CGE del 2017 asciende a 475000 €/ año.
    O sea un negocio muy rentable a costa de todos los enfermeros españoles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiende bien, claro: MUY rentable y desde hace MUCHOS años (20 para ser más exactos). Un PASTÓN

      Eliminar
  6. Creo q esto es solo la punta del iceberg. Habría q investigar a los colegios provinciales, dónde los presidentes son casi vitalicios

    ResponderEliminar
  7. Ahora entiendo la ira que desaté desde mi comunidad al relacionar la repentina retirada de la especialidad de urgencias y críticos de la negociación del RD de especialidades, con el interés de perpetuar la gallina de los huecos deoro de cursos, expertos y masters sobre la materia. Una especialidad reglada hubiera terminado con el negocio.

    ResponderEliminar
  8. Una autentica vergueza, agradeceriamos que nos siga informando de la evolución de la denuncia

    ResponderEliminar
  9. ¿Y que conexión hay entre un sindicato SATSE y el CGE? Porque no creo que deban ir juntos en ningún momento. Es una pena la desinformación al colegiado y el poco control sobre tanto dinero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Sindicato SATSE se creó en su día porque desde los colegios solo se podían organizar manifestaciones y encierros para reivindicar los derechos de la enfermería. Para convocar huelgas había que contar con un sindicato y los que entonces estaban , C.C.O.O., U.G.T. y U.S.O. , pasaron olímpicamente de los problemas de la profesión.

      Eliminar
  10. Ufff!!! Gracias de nuevo por informar y gracias a las gargantas profundas.

    ResponderEliminar