jueves, 30 de abril de 2015

"Análisis y propuestas para la regeneración de la sanidad pública en España"

El pasado martes (28 de abril de 2015) se presentó el documento "Análisis y propuestas para la regeneración de la sanidad pública en España", coordinado y conformado en su redacción final por Javier Rey del Castillo y preparado por un grupo de 11 sabios (más un servidor como infiltrado).

El documento fue auspiciado por la Fundación Alternativas, un think-tank español formalmente independiente, aunque, para qué ocultarlo si es notorio, bastante afín a la "izquierda moderada". Aunque hoy ya no se sepa muy bien, afortunadamente, qué delimita cada etiqueta política, digamos que hablamos de la órbita del PSOE. Aunque ni yo desde luego ni el coordinador del documento (y creo que la gran mayoría  -si no todos-  de los sabios tampoco) seamos satélites en dicha órbita (si acaso, asteroides un tanto erráticos). Se trata, por tanto de un informe independiente, sin presiones ideológicas, indicaciones programáticas ni auspicios partidistas.


Generar un documento así no es fácil, de hecho salen a la luz al menos un par de papers generalistas al año, en los que, o bien se evidencia sin problemas la mano de hierro del espónsor (y en ese caso al menos algo nos hubiera caído a los autores, cuya colaboración en este proyecto ha sido pro bono) o se hubiera tratado de otro de esos papers en los que a base de tratar de encontrar consensos a toda costa solo se formulan propuestas más bien repetitivas sin demasiada chicha intelectual: mucho menos, ideas provocadoras que incentiven un debate serio y sin prejuicios. Como hemos intentado (y creo que hemos logrado) con el documento presentado.

Para que el documento haya visto la luz ha sido fundamental la metodología, basada en la figura del redactor que fabrica y presenta textos que son sometidos a debate  -presencialmente, por escrito y a través de cuestionarios- y que genera un borrador que, al final, vuelve a ser sometido a opinión. Pero no a un rígido consenso. Esta metodología tiene muchos pros y alguna contra, pero lo cierto, al menos esa es mi opinión, es que con fórmulas basadas en una mayor reparto de las tareas redactoras no habría existido un documento con un eje argumental tan congruente

Como dice la tradición burocrática, si quieres que algo no salga adelante, forma un comité redactor.

Pero, como he dicho, también hay contras: muchos de los participantes iniciales se van cayendo por el camino. Los primeros, normalmente, son quienes acuden "en representación de", es decir, como miembros de intereses lobísticos, tales como sindicatos o asociaciones profesionales, que es muy difícil que lleguen a arribar al puerto del documento final sin que parezca contradictorio con sus propias  -y prevalentes- propuestas. En grupos cerrados y jerarquizados no hay mucho hueco para la transgresión programática.

Luego está la representación individual, profesionales sin afiliación lobística respaldados exclusivamente por sus currículos. Algunos de ellos también abandonan en un momento dado el proyecto por pensar que les es moralmente imposible o intelectualmente impensable (o ambas cosas simultáneamente) poner su firma en un documento que contiene algunas relexiones o propuestas que están en las antípodas de su pensamiento, su ideología o sus discursos. Incluso estando de acuerdo con el 90% de las reflexiones y propuestas.Y también lo hacen algunos por considerar que el propio documento es excesivamente personalista, algo que por supuesto... es absolutamente cierto, ya que lleva en su ADN los genes intelectuales y personales de su redactor. Ya tendré tiempo de hablar de ello.

Personalmente, lo que más deploro es que ninguna mujer haya llegado finalmente a depositar su firma en el documento y todos los firmantes seamos, por tanto, pertenecientes a una mitad del cielo: una exclusión lamentable, por tanto, de esa otra mitad del cielo tan fundamental. Me consta que hay gente, probablemente mucha, que piensa que se trata de algo simplemente anecdótico, pero no lo es en absoluto. Diré como consuelo de pobres que en este camino se ha llegado a escuchar a muchas personas de muy diversos perfiles y que, aunque hayan abandonado a lo largo del mismo, han aportado ideas, reflexiones y opiniones, algunas de las cuales sin duda impregnan positivamente, de alguna manera, el documento final.

Naturalmente, tengo algunas cosas que decir en sentido crítico con respecto a algunos contenidos del documento. Pero hoy es día de celebración, mañana habrá tiempo para introducir esas "algunas cosas" por las que estuve (muy) a punto de retirar mi firma. Porque precisamente es eso lo que hemos pretendido en todo momento: generar debates, sean proactivos (lamentablemente, serán los menos) o reactivos (sin duda, los más; aunque peor sería ninguno). Y yo seré, si no el primero, uno de los primeros en aportar argumentos en contra de algunas cosas que se dicen en él. Esa es, creo, su grandeza. Pero, como he dicho, dejemos pasar unos días de lectura sosegada...

El documento completo puede descargarse en este enlace de la Fundación Alternativas. También puede descargarse capítulo a capítulo, algo muy indicado si no es usted insomne o doctorando en políticas sanitarias... Buen provecho. Esperamos sus aportaciones.


6 comentarios:

  1. tras leerlo he de decir que el CV de Javier Rey del Castillo es espectacular:
    http://www.etnor.org/doc/CV-Javier-Rey.pdf

    ResponderEliminar
  2. No sé cómo entender el comentario, por tanto no sé cómo responder. De todas formas, gracias

    ResponderEliminar
  3. Yo te pondria mas del lado de los sabios que de los anadidos pero bueno...
    Espero que en Espana empiecen a copiar las cosas buenas del otro lado del charco. De momento da la impresion de que estan mas empenados en parecerse en las malas.
    Gracias por tu trabajo y por tu mirada esclarecedora sobre la enfermeria en Espana.

    ResponderEliminar
  4. Es un honor viniendo de alguien tan ilustrado como tú, supongo que ya sabes que tu artículo "Enfermería de Práctica Avanzada en España: Ahora es el momento" tuvo bastante que ver en aspectos importantes de "Enfermería frente al espejo".

    Bueno, vamos a ver si conseguimos empujar las cosas hacia el lado correcto y ahí donde tú supongo que sigues estando (con toda su mala prensa ideologizada, los yanquis y tal) creo que es donde hoy en día se producen desarrollos más potentes, dada la enorme diversidad de iniciativas.

    En fin, no está siendo fácil superar prejuicios muy asentados y cualquier ayuda (especialmente si viene desde "el otro lado del charco") será más que bienvenida. Gracias por pasarte por aquí, un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De ilustrado nada. Al margen de los debates y del margen de mejora, lo que hago aqui es "normal". Las grandes diferencias son el liderazgo en la profesion y la medicion de resultados.
      De tu trabajo me ha gustado especialmente la parte sobre la historia de la enfermeria a partir de los 80, algo que los grandes popes academicos no se han atrevido a analizar, y los lios de los numeros de los profesionales sanitarios.
      Modestamente en 2005 yo hice una incursion en el tema, poco depues de finalizar la residencia en la especialidad de salud mental.
      Te dejo un enlace sobre las dos presentaciones que hice, una sobre historia y otra sobre seguridad. Los acontecimiento que prefiero no nombrar poco despues, me dieron el impulso para venirme para aqui.
      De nuevo un saludo y gracias por que trabajo.

      http://www.bibliotecadigitalcecova.com/contenido/revistas/cat6/pdf/libro_48.pdf

      Eliminar