miércoles, 6 de septiembre de 2017

Folletín de verano: Asesinato en Kingsfont St (24)







Comisaria: ¿Reconoce estos dos objetos?

Nota de voz: La sospechosa afirma con la cabeza.

C: ¿Mató usted a Cash y Line?

S: No, no fui yo, se lo juro…

C: Si no fue usted, ¿quién fue?

S: Yo le di la llave del búnker a Waterwell… Solo pensaba en vengar la muerte de Anthony, la verdad, pero no veía cómo podía hacerlo. Y Mary apareció muy oportunamente.

C: ¿Qué le dijo?

S: Me lo contó todo y me juró, no solo vengar a Anthony matando a sus asesinos, sino también provocar una Junta de Edad (Age Board, N del T); al desaparecer tres de los seis miembros, Smallwall, el Chairman, no tendría más remedio que nombrar un junta de edad, presidida por ella y compuesta de gente de su más estrecha confianza: el recién recuperado Delayed, el recién defenestrado McQuintair, el actual vicepresidente tercero, Charm, y los sumisos Presting y Wheel.

C: ¿Para qué querían la junta de edad?

S: Para seguir manejando el cotarro [rule the roost, N del T], naturalmente. Algunos llamaban jocosamente a Paramount El Arquímedes de la Enfermería. ¿Sabe por qué?

C: No, pero seguro que usted me lo va a contar…

S: Porque decía, con gran jolgorio propio y de los asistentes: «Dadme una junta de edad y tomaré el Council». Estas juntas se sabe cuando se nombran pero no cuando se van tras convocar y celebrar elecciones; solo cuando están seguros de que pueden comprar una docena de descerebrados y amañar los resultados para que gane su candidatura, porque por sí mismos esa panda de gañanes no movería ni media docena de votos aparte de los suyos propios, convocan las elecciones. Ha habido casos en que han estado hasta ocho años antes de darse el piro y dejar el Council atado y bien atado. 
»Y a esta gente con tres añitos les llega para coger toda la pasta que les asegure su jubilación de oro. Pero para ello necesitan antes quitarse del medio a Smallwall.

C: ¿Por qué a Smallwall?

S: A mí lo único que me interesaba era vengar la muerte de Lord Paramount y el quebranto emocional y material que me causaron Cash y Line, me resbalaba lo que pudiera suceder luego en el Council. Por eso no corregí a Waterwell en su creencia de que la desaparición de aquellos dos aseguraba el automatismo de su preciosa junta de edad. En realidad era precisa otra muerte, porque no bastaba con que quedara la mitad de los miembros del comité; hacía falta que solo quedara la mitad menos uno, o sea, dos. No fue hasta que Waterwell habló con Delayed que este la sacó de su error. 

C: ¿Y por qué cree que el otro candidato a desaparecer era Smallwall?

S: Por dos motivos: primero, por eliminación, ya que Waterwell y Charm están en el ajo. Por otro lado, aquí todo el mundo odia a Smallwall. Fue un capricho de Anthony, nombrarlo cuando defenestró del tirón a McQuintair, Cottage y Towers. Hombre joven, ambicioso, listo y hasta con cierto prestigio, que decidió vender su nombre y su alma a Paramount por un buen precio… Sería el sucesor perfecto cuando él desapareciera. El propio Anthony me dijo: «detrás de mí el diluvio, que todo salga a la luz y les den por saco a esa panda de borregos codiciosos».

En ese momento de la transcripción me di cuenta de la situación, se me erizó el vello de la nuca y se me encogió el periné. Cogí el móvil y llamé a Wainleft..

–Rufus, ¿tienes localizado a Smallwall?

–No en este momento, ¿por qué?




No hay comentarios:

Publicar un comentario