martes, 12 de septiembre de 2017

Folletín de verano: Asesinato en Kingsfont St (28)






18 de mayo. The Mayflower Pub

–Rufus, querido, cuéntame cómo acabó el asunto de Kingsfont St. ¿Está cerrado el caso?

–El asesinato, totalmente cerrado. Y todos los implicados, en Pentonville por orden del Crown Prosecution Service (equivalente a nuestra Fiscalía General, N del T).

–Finalmente, ¿quién mató realmente a Cash y Line?

–Aquí dio un giro sorprendente el caso, parece un vodevil… Con esta gente nunca es lo que parece. A ver si me explico: Eloise pasó la llave a Waterwell, la cual, a su vez, encomendó la tarea a Charm, persona corpulenta y acostumbrada a obedecer como un perrito; teóricamente, pues, debió haber sido Charm quien cometiera los asesinatos, como pensamos al principio. Pero no, con esta gente las cosas siempre alcanzan una nueva dimensión.

–Venga, Rufus, que me tienes en ascuas (on tenterhooks, N del T)…

–Resulta que Charm acudió al hermano de Anthony, Julian; el hermano pequeño, tanto en edad como en cerebro, siempre fidelísimo, haciendo el trabajo administrativo sucio, las tareas que no precisaban pensar, solo hacer y firmar, en el conglomerado societario de su hermano y del Council. A Charm le fue fácil convencerlo, según terminó confesando, porque le prometió que si no mataba a Line contaría a la policía detalladamente su implicación en los delitos de su hermano y le esperaban al menos 15 años en Pentonville… Por otro lado, estaba la venganza de los asesinos de su hermano.

–Una cosa: ¿cómo se enteró toda esta gente de la autoría del asesinato de Paramount? El único que lo sabía, según parece, era mi cliente, Isbox, y se negó a declarar, ni siquiera ante su abogado.

–Se te olvida que pasaron más de 20 minutos entre el crimen y la llegada de la policía. Durante ese período, dos security custodiaron a Isbox, que permaneció encerrado en el despacho y absolutamente trastornado, con el cuchillo en la mano y berreando «has sido tú, Nicholas, asesino, criminal…».
 »A las 7AM, como todos los días, llegó Eloise. Aunque la puerta del despacho estaba cerrada y custodiada, ella pudo oír perfectamente a Isbox culpando a Line. Y le bastó preguntar al jefe de seguridad del Council a quién le había dado la llave del búnker ese día: la respuesta le confirmó, no solo la autoría, sino también la localización de Line.
»Lo que no sabía es que Lala Cash estaba también en el búnker. De ahí la sorpresa del asesino, que se encontró con Cash, con la que no contaba. Solo le habían hablado de Line, así que vio duplicada la tarea. Tuvo que matar a Lala Cash también porque se había despertado con los ruidos de la otra habitación y había podido reconocer a Julian, pensamos.

 –¿Y la gente de los condados, Delayed y los otros dos?


(Mañana miércoles, el último capítulo)


No hay comentarios:

Publicar un comentario