viernes, 4 de agosto de 2017

Folletín de verano: Asesinato en Kingsfont St (3)





Comisaria: ¿Quién es Mr. Line?
Sospechoso: Nicholas P. Line, que acababa de ser defenestrado, como se dice en el mundo de los negocios, tras un montón de años como brazo derecho de Paramount.
C: A ver, un momento… ¿Me está usted diciendo que un tal Mr. Line, que fue durante un montón de años la persona de confianza de Lord Paramount lo apuñaló en presencia de usted y se dio a la fuga? Pero que no puede decirme los motivos que usted sí parece conocer…
S: Exactamente.
C: Usted no se da cuenta, Mr. Isbox, de lo increíble que suena todo esto y de la delicada situación en la que se encuentra…
S: Supongo que así es.
C: Supone bien. ¿Tiene usted idea de dónde puede encontrase en estos momentos ese sujeto, eh… Nicholas P. Line?
S: Supongo que sí.
C: ¿Y dónde sería eso?
S: Si no calculo mal, no ha salido del recinto de Kingsfont.
C: ¿No se había escapado por la ventana?
S: Sí, eso dije.
C: ¿Entonces…?
S: Bueno, eso tampoco se lo puedo decir. Me va la vida en ello y no es una exageración ni el título de una canción... Hasta que no le vea detenido con mis propios ojos no pienso decir nada más. Es un sujeto peligroso, mucho más de lo que la gente cree. Tiene varios crímenes a sus espaldas, secuestros, extorsiones, palizas, asaltos... Tiene una red de soplones bien infiltrados por toda Inglaterra y estoy seguro de que no tardará mucho en conseguir una copia de este interrogatorio. Así que le digo el pecador, pero no el pecado. Pero una pista, ya le he dado, no creo que haya salido del recinto de Kingsfont. 
C: Me quiere usted convencer de que no asesinó a Lord Anthony pero se niega a darme los dos únicos datos que necesito para poder creerle: el móvil y la ubicación actual del tal Mr. Line, que parece que conoce. No le creo, la verdad. De momento pasará usted un par de días en los calabozos de la Comisaría a ver si se le aclaran las ideas. En 48 horas le pondremos a disposición judicial, le enviarán a prisión y le aseguro que allí los plazos son… digamos… un poco más dilatados: entre que usted decida que quiere confesar o aclarar algún extremo y que el juez instructor le reciba, no crea que pasarán menos de dos o tres semanas. Así que usted mismo… No me hace pinta de ser persona acostumbrada a privaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario