lunes, 9 de diciembre de 2013

Con el "brazo sindical" de la Enfermería

El pasado día 3 de diciembre tuve la oportunidad de participar en un debate organizado con motivo del 2º Congreso de Investigación en Enfermería de Satse-Castilla y León.

La invitación, cursada por la Secretaría General del Sindicato de Enfermería-Satse en Castilla y León, al principio me sorprendió a secas y hasta me intrigó un puntito: después, me sorprendió agradablemente. Como saben quienes me siguen más o menos habitualmente, he mantenido siempre una actitud crítica con el sindicato profesional, mucho más, desde luego, en los últimos tiempos.

Es evidente que el divorcio que se produjo en 1993 entre la cúpula colegial, representada por Máximo González, y la sindical, encarnada en la figura de Víctor Aznar, al margen de otras consideraciones políticas y personales, supuso un alejamiento por parte del segundo de la deriva autoritaria, sectaria y deshonesta(*) a la que se había entregado sin pudor el primero (y que sigue hasta nuestros días).

martes, 26 de noviembre de 2013

Con las enfermeras de mañana

El pasado 15 de noviembre estuve en el Aula Magna de la Facultad de Medicina de la Universidad de Sevilla, hablando largo y tendido ante (¡ojalá hubiera podido más con!) 200 estudiantes de 4º curso del Grado en Enfermería. Junto con Pino Quevedo Betancor, pedagoga y mediadora, ensayamos en formato amplio una forma diferente (en algunos aspectos) de realizar una presentación larga tratando de no aburrir demasiado, utilizando métodos etnográficos "en vivo". Lo cierto es que el auditorio aportó un nivel de atención excelente, haciendo muy fácil nuestra tarea, por lo que mi primer agradecimiento va hacia todos y cada uno de ellos.

lunes, 11 de noviembre de 2013

¿Anorexia de poder? La mujer en las élites profesionales

Una afirmación que ha hecho fortuna dentro del discurso enfermero avant-garde es que las enfermeras sufren "anorexia de poder", un hecho que se demuestra, según las defensoras de esta tesis, por una clara y abrumadora subrepresentación de las enfermeras en los puestos de máximo poder decisorio, consultorio y representativo, tanto político-administrativos, como corporativos.

lunes, 21 de octubre de 2013

No me toques los sintrones...

El Síndrome de Rompetechos es un padecimiento multifactorial cuya principal manifestación es una incapacidad absoluta (y por lo general permanente) para reconocer la realidad. Otros de sus síntomas -que algunos autores consideran a su vez causas- son la sucesión de profundas y frecuentes crisis melancólicas cursadas con delirios sobre inexistentes arcadias perdidas y episodios de navel-gazing, y un llamativo trastorno de déficit de atención a la realidad con hiperactividad mediática [TDArHm]. Quienes padecen este incapacitante afección sensorial y cognitiva tienden a exhibir una gran resistencia a distinguir lo esencial, de lo accesorio, y la realidad, de sus propios delirios, lo que conduce por regla general a la aparición de una profunda disforia de estatus.

martes, 15 de octubre de 2013

Biblioteca PSXXI. Presentación

Como consecuencia de una complicada mudanza (hace unos meses cambié mi lugar de residencia, de Madrid a Las Palmas de Gran Canaria), las cajas de menos urgente desembalaje empezaron a escupir estas semanas atrás libros y revistas antiguos (o no tanto), guardados rutinariamente en algún lado, donde se había ido compilando la producción de toda una vida (mi vida). Un poco al descuido, de la caja al estante, pude ir hojeando algunos de los textos, la mayoría de los cuales no había vuelto a revisar desde que fueron escritos o publicados; no voy a hablar de su calidad, que hay de todo entre la satisfacción y el bochorno, pero sí de que, contra todo pronóstico, pude ver cómo algunos textos publicados hace 10, 15 o hasta 20 años seguían teniendo una sorprendente vigencia.

lunes, 14 de octubre de 2013

lunes, 7 de octubre de 2013

I can't get no sanifaxion

Les voy a pedir que tecleen en Google "Sanifax" (sin las comillas, as usual). ¿Ve lo que encuentra?

Ningún acceso directo a un medio periodístico ni a ningún sitio web que se llame Sanifax, solo algunas referencias directas de terceros.

martes, 1 de octubre de 2013

Problemas limítrofes con Noruega

Dos lecturas de estos días, más la preparación de una charla sobre el tema en Madrid la semana que viene, me han hecho revivir algunas reflexiones que se plasmaron, hace ya tres años, en La enfermería frente al espejo: mitos y realidades. Aunque últimamente me he propuesto elevar el tiro de mis reflexiones para progresar hacia una conceptualización más general y actual del profesionalismo, no solo -aunque sí de manera muy destacada- en el limitado ámbito sanitario, no he sabido resistir la tentación de volver sobre un tema tan interesante como querido: el de la permanente crisis de identidad de la enfermería.

sábado, 21 de septiembre de 2013

Ley de servicios y colegios profesionales: mis propuestas

Mañana domingo finaliza el plazo de audiencia del Anteproyecto de Ley de Servicios y Colegios Profesionales. Hace unos días presenté mis alegaciones o sugerencias en mi propio y exclusivo nombre: el de un analista independiente, externo y neutral. Es decir, sin ningún conflicto de intereses. La inmensa mayoría de las alegaciones que se presentarán no lo serán porque habrán sido presentadas por los propios afectados, individualizadamente y bajo el paraguas de ese gran lobby que es Unión Profesional.

lunes, 16 de septiembre de 2013

"Nadie de los que les toca quiere"

Estamos en pleno debate público (y trámite de audiencia, hasta el día 22) del Anteproyecto de Ley de Servicios y Colegios Profesionales, al que he dedicado tres entradas anteriores en el blog (primera, segunda y tercera), más la útima, en la que cedí la palabra a un exdirigente colegial que nos contó la historia de su desengaño.

jueves, 5 de septiembre de 2013

Crónica del desencanto (o sin ti no hay nada)

Una de las recompensas literalmente más impagables que tiene escribir un blog es que de vez en cuando te escribe gente a la que no conoces personalmente y que lo que quiere, en realidad, no es publicar su opinión, sino simplemente hablar contigo y hacerte un regalo (a ti y a tus lectores). Eso es lo que ha hecho un amigo anónimo (no para mí, solo para el lector, a petición expresa suya) que nos ha querido contar muy en primera persona su experiencia dentro de los colegios profesionales, en este caso de enfermería.

lunes, 26 de agosto de 2013

viernes, 23 de agosto de 2013

Ley de colegios: ¿oportunidad perdida o paso adelante? (II)

Nota.- Existe una 'Guía de análisis e interpretación del Anteproyecto de ley de servicios y colegios profesionales', primera parte de un informe encargado por algunos colegios y mancomunado en resultados y costes, que está a disposición de colegios y otras asociaciones a través de este enlace.
Acababa la primera parte de esta entrada haciéndome eco de las importantes exigencias de orden democrático, ético, financiero, administrativo y de control que, de ser aplicadas y controladas de verdad (o sea, todo lo contrario que ahora), darían la vuelta como a un calcetín a este opaco mundillo de las corporaciones colegiales.

Reproduzco el artículo 41 del Anteproyecto, elocuentemente titulado "Buen gobierno de las organizaciones colegiales":

martes, 20 de agosto de 2013

Ley de colegios: ¿oportunidad perdida o paso adelante? (I)

El Consejo de Ministros del pasado 2 de agosto aprobó, tras darle más vueltas que un hámster a su rueda, el Anteproyecto de Ley de Servicios y Colegios Profesionales. Con agosticidad y alevosía, por lo cual el trámite de audiencia pública previo a su aprobación como proyecto (ya sin el ante) y consiguiente remisión al Congreso de los Diputados para su tramitación, finaliza el próximo 15 de septiembre. El anteproyecto suma 54 artículos, más 11 disposiciones adicionales, 6 transitorias y 16 finales, con un total de 56 páginas. ¿Demasiados deberes para el verano? Para algunos, sí.

martes, 13 de agosto de 2013

La promesa de aprender, la obligación de actuar

Una vez más, una sentencia anunciada en los medios de comunicación (pero hasta el momento no publicada), dictada por la sala segunda de la Audiencia Provincial de Valencia, vuelve a situar en primer plano el problema de la seguridad asistencial. Según la información periodística, hace unos ocho años una farmacéutica que debió leer mal (muy mal) la orden de dispensación hospitalaria, preparó una dosis diez veces superior a la indicada (nueve viales, frente a uno solo) para un medicamento a administrar en un ciclo de quimioterapia; la auxiliar de enfermería realizó el traslado de medicamentos y orden hasta el servicio de oncología; y, una vez allí, dos enfermeras suministraron la dosis tóxica a un paciente que falleció al cabo de pocos meses, según la sentencia a causa del grave error en la admninistración del medicamento. La sentencia condenaría a las cuatro implicadas, tres de ellas (la auxiliar, es condenada solo a una multa) a penas de prisión.

lunes, 5 de agosto de 2013

El botín

Esta entrada ilustra perfectamente el contenido de las dos entradas anteriores del blog. En la primera, Proscripción enfermera, denunciaba la permanencia en la revisada ley del medicamento de un modelo de prescripción enfermera absurdo, dañino y que, auguraba, solo tenía sentido para beneficiar a ciertas élites enfermeras (y a la caverna médica).

En la segunda, Quid pro quo, recuperando el castizo género de la astracanada, reflexionaba sobre la foto del Palacio de la Moncloa, en la que un Presidente del Gobierno tocado y prácticamente hundido, que tanto daño premeditado ha hecho al Sistema Nacional de Salud, se reivindicaba como benefactor y defensor del servicio público, arropado por unas élites profesionales a las que no había más que ver sus caritas para entender que si estaban allí era porque por fin había llegado el momento de exigirles el pago de los servicios prestados.

En la entrada, centraba esos servicios prestados en la colegiación obligatoria de los profesionales sanitarios al servicio de las administraciones públicas (algo que la disposición adicional primera del anteproyecto de ley de servicios y colegios profesionales aprobado el pasado viernes por el Consejo de Ministros, como era previsible mantiene), dado que era el factor común a ambas burocracias colegiales, enfermera y médica. Pero ahora, con una lectura más pausada de los contenidos del Acuerdo con las organizaciones enfermeras, no tengo más remedio que rendirme definitivamente ante la inigualable capacidad manipuladora -en el sentido más neutral, descriptivo, del término- del líder del Consejo General de Enfermería, il Dottore  González Jurado, de quien no me cabe duda de que si en su día no hubiera optado por poner sus innegables capacidades al servicio del lado oscuro de la fuerza, sus más de 25 años de liderazgo profesional hubieran podido conducirle a realizar una aportación magnífica, definitiva, al progreso de la enfermería española y al conjunto del Sistema Nacional de Salud. Son opciones de vida, cada cual elige las suyas. Pero es una lástima tanta capacidad puesta al servicio de valores e intereses tan dudosos.

(I)

Fíjense en el botín que, como ya preví en la primera de las entradas citadas (y siento haber tenido tanta razón), se ha traído de La Moncloa bajo el brazo, ante la beatífica mirada del equipo ministerial y con la firma de la mismísima Ministra, si finalmente -que no puedo ni imaginar semejante desatino, por muy firmado que esté- lo acordado se plasma en el anhelado decreto de desarrollo del artículo 77.1 de la ley del medicamento. Para que se entienda mejor el calibre del botín, he extractado gráficamente algunos puntos del Acuerdo del Consejo General de Enfermería y el Sindicato de Enfermería-Satse con el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, en lo referido a la 'prescripción enfermera':


  • En primer lugar, se mantiene la diferenciación teórica entre los dos ámbitos de la prescripción enfermera, según se trate de medicamentos sujetos, o no, a receta médica (que, respectivamente, referiremos como medicamentos de receta médica, MRM, o medicamentos y productos de libre dispensación, MPLD).
  • Pero, en segundo lugar, la acreditación de ámbito estatal exigible no se circunscribe a los MRM, sino también a la indicación, uso y autorización de MPLD; es decir, que desde el momento en que entrara en vigor el real decreto de desarrollo de la ley, todos los profesionales de enfermería tendrían que solicitar la oportuna -y tanto, según para quién- acreditación.
  • ¿Y cómo se consigue esta acreditación? Siempre según la letra del Acuerdo, tendremos, al respecto, tres clases de personal:
    • Los graduados en enfermería (sea por haber cursado el Grado o por haberlo convalidado).
    • Los diplomados (y ayudantes técnicos sanitarios, que haberlos, todavía haylos) que posean el título de enfermero especialista (sea adquirido mediante la vía reglada de la formación sanitaria especializada-EIR o por homologación siguiendo la vía excepcional prevista en el decreto 450/2005 sobre especialidades de enfermería).
    • Los diplomados (y ATS) no especialistas.
  • A la primera y segunda clase de personal, como el valor en la mili, la competencia prescriptora se les supone por el mero hecho de haber cursado/homologado el grado o la especialidad. Pero el resto... forman parte del botín.
  • Para los DUE sin especialidad, da igual los créditos sobre el tema que hayan podido obtener durante su diplomatura, "las universidades, el Consejo General de Enfermería y otras entidades profesionales enfermeros [sic] que promuevan su desarrollo profesional continuo [sic]" realizarán una "oferta formativa" para, en un plazo de cinco años, poder obtener las competencias prescriptoras que permitan acceder a la acreditación estatal. Según unos cálculos más bien conservadores, el colectivo afectado será de entre 125.000 y 140.000 efectivos.


  • Es decir, que el Consejo y Satse -a través, se supone, de la Escuela Internacional de Ciencias de la Salud y de Fuden Formación, respectivamente, a ninguna de las cuales se exigirá al parecer más respaldo académico que el de sus respectivas matrices colegial y sindical- se repartirán el pastel de los cursos semi-presenciales para obtener la acreditación prescriptora.
  • Finalmente, un aspecto esencial de este contubernio es que la posesión de la acreditación prescriptora podrá "ser valorada como mérito para la provisión de puestos de trabajo, cuando así lo prevea la normativa correspondiente". Como es bien sabido, tanto el Consejo (a través de la empresa Mibox) como Fuden (a través de su Campus Virtual) han desarrollado sus propios cursos de formación en prescripción enfermera; supongo que lo que ahora esperan es que esos cursillos sean homologados como modalidad de obtención de la acreditación prescriptora de carácter estatal, de manera que representen una ventaja laboral -o al menos pueda venderse como tal- de los colegiados (en los colegios-dirigidos-por-gente-de-orden, naturalmente) y afiliados sindicales. Para apreciar la extremada importancia que este asunto, aparentemente tangencial, tiene para los propósitos de il Dottore, baste señalar que, de los 13 aspectos que destaca el documento Líneas generales del acuerdo entre el MSSSI y la Mesa Estatal de la Profesión Enfermera que el Consejo ha enviado a los presidentes colegiales, este el el segundo:



Todo esto, en primer lugar, es un montaje, cuyo objetivo no es cualificar y potenciar a la enfermería como profesión, sino el puro mantenimiento y financiación de sus acomodadas élites extractivas. En todos los países y sistemas sanitarios existen mecanismos de acreditación de la competencia prescriptora enfermera, pero lógicamente ello siempre se refiere a medicamentos y productos que requieren algún tipo de autorización facultativa. Así se reguló, sin ir más lejos, en Andalucía hace cuatro años, al parecer, a plena satisfacción de todos los agentes implicados (por cierto, dice el Acuerdo que se establecerá "una regulación excepcional" para las enfermeras prescriptoras andaluzas; es el único punto en el que a los firmantes les han temblado las piernas y no se han atrevido a entrar a saco).


Meter en el mismo ámbito ambos tipos de prescripción para obligar a pasar por el aro (y por caja, de una u otra manera) de la acreditación a todas las enfermeras tiene un claro perfil de estafa política. Por cierto, de la que no solo son culpables el CGE-Satse y la ministra del PP, sino también las dos últimas ministras del PSOE, bajo cuyo mandato se cocinó un montaje cuya autora intelectual fue una enfermera diputada de CiU.

En tercer lugar, es un insulto a la profesionalidad de decenas de miles de enfermeras que YA son de hecho prescriptores autónomos de MPLD en su día a día, sin necesidad de ningún tipo de acreditación, aunque eso sí, gracias a sus nefastas élites, quizás al margen de la ley. Personalmente, estoy absolutamente convencido de que: a) esto, como tantas otras cosas  -por poner solo un ejemplo, mantener el decreto ley de especialidades de 1987 sin desarrollar durante 18 años-, solo se atreven a hacérselo a la enfermería; y b) de que ello solo es posible contando con la connivencia culposa de las élites profesionales enfermeras, más interesadas en sus poltronas que en el progreso de la profesión (y no me refiero solo a las corporativas, también a las expertas en nadar y guardar la ropa).

Uno se pregunta, necesariamente, si era tan difícil para cualquier persona con dos dedos de frente, ministro, médico, enfermera, diputado... aprobar algo similar a lo que aprobó el Gobierno andaluz hace cuatro años; tan sencillo, claro y obvio como esto:


(III)

Lo que a decir verdad no entiendo es por qué, tras tanto tiempo en una postura calculadamente ambigua, el sindicato de Víctor Aznar se ha decidido a dar este salto definitivo al lado oscuro de la fuerza en tan pésima compañía. ¿Solo por la pasta, por una oferta de reparto del negocio? Aunque no creo que la respuesta sea tan simple: debe ser algo muy complejo o complicado, demasiado sin duda para una mente simple como la mía, ya que hace solo un mes, en su diario Mundo Sanitario del 16-30 de junio, Satse nos decía que...



Me comenta un aznarólogo (no es una cita literal, sino el resumen de un largo Skype):
A mí me da la impresión de que al viejo zorro que es Víctor Aznar alguien se la ha metido doblada, que ha buscado un pésimo asesoramiento o confiado en quien no debiera. Decidido por fin a dar el salto, tantos años que si sí que si no, y tender la mano a Máximo para crear un frente enfermero conjunto, al final ha demostrado la verdadera razón por la cual, más allá de pequeñas escaramuzas dialécticas, nunca se atrevió a plantarle cara: a su lado, y menos frente a él, Víctor no es sino un aficionado y además tiene escrúpulos y límites, así que ha caído en sus garras como un inocente corderito, apareciendo como avalista de algo infumable para la profesión; porque en derecho, eso se llama 'colaborador necesario'. Como viejo zorro, hubiera hecho mejor en confiar en su instinto y esperar la dorada jubilación (la suya propia y/o la de Máximo) siguiendo, como hasta ahora, dedicado a sus cosas, con ese perfil bajo, alejado de los focos y micrófonos que le caracteriza y tanto le va, en su confortable pequeño mundo: porque cuando ha salido al alto mundo de la política de verdad, Máximo se lo ha zampado en un plisplás: lo ha anulado como potencial alternativa cuando se jubile en el CIE. Ahora, naturalmente, tendrá que explicarse ante sus afiliados y ante el conjunto de la profesión sobre la verdadera razón por la que no cree que ellos sean profesionales preparados para la indicación, uso y autorización de aspirinas, betadine, sueros nasales o antiácidos y, por tanto, deberán solicitar una acreditación para seguir haciendo a la luz del día lo que ya vienen haciendo más o menos de tapadillo.

En fin, como no todo va a ser negativo, esta vuelta de tuerca impúdica del Consejo-Satse ha provocado que, si no recuerdo mal por vez primera en muchos años, un reducido grupo de colegios provinciales haya decidido decir basta. El frente mediterráneo (Alicante, Baleares, Castellón, Murcia y Valencia) ha emitido un duro comunicado en el que manifiesta su discrepancia, tanto en las formas (el bien sabido matonismo  del boss, es decir, aplaudes o te callas) como en el fondo del Acuerdo con el Ministerio de Sanidad. En cuanto a las formas:
Estamos en total desacuerdo con las formas en que fue presentado el contenido del Acuerdo a la Asamblea General de Colegios que tuvo lugar el día 29 de julio, justo un día antes de su firma, dado que no se permitió (a pesar de haberse solicitado) el acceso al contenido del mismo hasta el citado día de la reunión de presidentes colegiales, con la dificultad que ello entraña para poder emitir una opinión al respecto de una cuestión tan importante como la señalada.
Tenemos que denunciar las amenazas que se profirieron por parte del presidente del Consejo General de Enfermería hacia todo aquel presidente de Colegio que hiciera público el contenido del documento entregado el mismo día de la Asamblea referida. Por tal motivo, las respectivas juntas directivas de los Colegios eran ajenas a lo que se iba a firmar y los presidentes de los respectivos Colegios se vieron obligados a emitir un voto crucial sin poder analizar la propuesta de forma mínimamente adecuada.
Y en cuanto al fondo:
Rechazamos rotundamente el borrador de proyecto normativo por el que se regula la indicación, uso y dispensación de medicamentos y productos sanitarios por parte de los enfermeros (Prescripción enfermera) y ello en base a que consideramos que los profesionales de Enfermería tienen la suficiente preparación y formación universitaria como para dispensar aquellos medicamentos y productos farmacéuticos NO sujetos a prescripción médica que utilizan en su quehacer diario, y ello sin necesidad de hacer ninguna formación adicional que les acredite para tal menester. En este sentido, hay que recordar que nos estamos refiriendo a los productos sanitarios que cualquier ciudadano puede adquirir sin ningún problema en una oficina de farmacia. Por ende, el gasto en dicha formación sería, además de innecesario, doblemente improcedente en la situación de graves recortes presupuestarios en la que nos encontramos.
(III)

Una observación final: no resulta difícil, aunque solo fuera como accidente geográfico, echar de menos en este comunicado al Consejo catalán (y su principal ideólogo, el Colegio de Barcelona), único ámbito corporativo que en el intenso debate de 2005-2006 presentó una propuesta verdaderamente avanzada sobre prescripción enfermera. Su presencia cerraría este frente mediterráneo, pero es evidente que ya han olvidado lo que decían entonces; por ejemplo:
Para alcanzar la meta deseada, las enfermeras disponen de una serie de conocimientos, habilidades y actitudes adquiridas durante su formación básica y continuada, y en el ejercicio profesional de una práctica reflexiva, que permite ir aumentando el nivel de expertez y mejorando los procesos de toma de decisiones autónomas. Así, las competencias adquiridas, las capacitan para valorar y diagnosticar ciertas situaciones que afectan la realización de las actividades vitales. En estos casos, la enfermera prescribe el tratamiento más adecuado y determina quien ha de llevar a cabo las acciones y cuales son los recursos necesarios para concretarlo; es la responsable del resultado final, y es por eso que tiene la competencia y la autoridad necesarias para dirigir todo el proceso.
Expertos ya, a estas alturas, en nadar y guardar la ropa, el conseguido Consejo Enfermero Mundial (y, según me comentan, algún otro tema menor de carácter pecuniario) bien valen una misa, así que el Colegio de Barcelona, según cuenta el citado comunicado de los cinco colegios opositores, decidió no asistir a la reunión del Consejo General en la que se debatió (es un pourparler) el Acuerdo con el Ministerio de Sanidad. De esta fácil pero antidemocrática manera, los electores de su Junta Directiva no podrían recriminarles su apoyo a un acuerdo que traiciona de manera tan evidente a la profesión, pero tampoco il Dottore podría indignarse y adoptar represalias ante una posición tan hostil a sus pretensiones. Lo de siempre, conveniencias, no convicciones, etc.

Lo mismo, por cierto, que hizo al parecer el Colegio de Madrid, en manos de Satse y hasta hace un par de meses claramente enfrentado a il Dottore: no asistir era la única manera de salvar la cara sin enfrentarse a su nuevo e inesperado socio, pero sin quedar en evidencia total antes sus electores.

A fin de cuentas, lo que estaba en juego sólo era la misma dignidad de la profesión. Vaya tropa, joder...

martes, 30 de julio de 2013

Quid pro quo



Exterior, pórtico del Palacio de La Moncloa, 30 de julio a las 13.00 (una hora menos en Canarias). Los invitados van llegando. Por favor, pasen, colóquense cada uno en su puesto (¡señor Miralles, deje el sitio del señor Sendín!) y sonrían todos para esta preciosa Foto de Familia. ¡Sonrían, he dicho...! ¡Venga, un poquito...! (¡Jolín, qué caritas, la madre que los parió! ¡Si esto parece un velatorio, solo sonríen Rajoy y Matos, pedazo de primera fila para la historia...!).

lunes, 29 de julio de 2013

Proscripción enfermera

No, no hay ninguna errata en el título de la entrada.

Finalmente, el BOE del jueves 25 de julio ha publicado la Ley 10/2013, de 24 de julio, que entre otras cosas incluye la modificación de la Ley 29/2006, de 26 de julio, de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios. Entre estas modificaciones destaca, una vez más, la del artículo 77 (La receta médica y la prescripción hospitalaria), que nos trae la novedad de autorizar a los fisioterapeutas (al igual que ya se hiciera mediante la modificación que introdujo la ley 28/2009 para los enfermeros), a indicar, usar y autorizar, de forma autónoma la dispensación de medicamentos no sujetos a prescripción médica y de productos sanitarios relacionados con el ejercicio de su profesión, mediante orden de dispensación.

miércoles, 24 de julio de 2013

Esto es un lobby (y no los de los hoteles)




Dicen los médicos de EEUU que no creen ser ellos, ni de lejos, los principales culpables de que el país más poderoso de la tierra gaste prácticamente el doble que el promedio de los otros países ricos (y un 50% más del que le sigue en la lista). La culpa siempre la tienen otros:
Respondents said trial lawyers (60%), health insurance companies (59%), hospitals and health systems (56%), pharmaceutical and device manufacturers (56%), and patients (52%) have a "major responsibility" for reducing healthcare costs. However, just 36% reported practicing physicians have the same duty.

lunes, 22 de julio de 2013

En el candelabro

Google Trends es una de las muchas herramientas desarrolladas por Google para gestionar, analizar y explotar la información que circula por la red. En concreto, Google Trends analiza la "popularidad" de palabras o marcas, basada en el número de veces que son utilizadas como términos de búsqueda por los usuarios de su buscador. La herramienta presenta los resultados en términos relativos: busca en la(s) serie(s) histórica(s) seleccionada(s) el "pico" más alto y le adjudica el valor 100; a partir de ahí, muestra mes a mes los valores relativos con respecto a ese valor máximo.

Por ejemplo, si buscamos el término "salud", obtenemos este perfil:


jueves, 18 de julio de 2013

¿"Profesionales" de la política?

Esta entrada fue inspirada por un interesante artículo de opinión que publicaba el otro día el diario EL PAÍS, bajo el título Con R de Rubalcaba, que, a mi juicio, adolecía de una visión demasiado individualista, ausente de él la dimensión colectiva o grupal. Comentaba el articulista (Antonio Gutiérrez-Rubí) las razones por las que Alfredo Pérez Rubalcaba [APR] decidió dar un paso al frente cuando a ZP finalmente se le le desplomó el cielo sobre su cabeza (y sobre las nuestras de paso)

jueves, 11 de julio de 2013

Adiós, ángeles. Las dos almas de la Enfermería.

El día 25 de junio, es decir, hace solo unas semanas, sacamos al mercado el libro Convicciones y conveniencias. Profesiones sanitarias y relaciones de poder, el cual no ha funcionado, para ser sinceros y transparentes, al nivel de nuestras expectativas (a corto plazo: ¿acaso existe ahora otro tipo de plazos que sea realista?). Y, más allá de melancolías y conspiranoias, es decir, de la comodidad de pensar que las culpas siempre son de los otros, nos hemos preguntado qué hemos hecho mal o, para no fustigarnos demasiado, qué podríamos hacer mejor.

sábado, 6 de julio de 2013

Demografia apocalíptica (segunda parte)

Afirmaba el máximo representante de la organización colegial enfermera hace unos meses (7 de marzo) que por cada médico despedido, diez enfermeras pierden su trabajo. Debe ser que no impresionó mucho el titular, así que hace unos pocos días (1 de julio) tiró para arriba de la ratio, que pasó de 10:1 a 13:1; dijo literalmente que "en los últimos dos años y medio se han [sic] despedido a 20.000 enfermeras, por 1.500 médicos".

Lo que estas afirmaciones evidencian es que en España cualquier dirigente puede decir lo que le venga en gana, haciendo pasar estadísticas totalmente inventadas por incontestables datos objetivos, ya que nadie le va a preguntar de dónde los ha sacado ni va a tratar de averiguar si son verdad o simplemente se los ha inventado para convertir en incontestables sus argumentos de parte. Como es el caso.

martes, 2 de julio de 2013

Demografía apocalíptica (primera parte)

En palabras de R. Evans, "la demografía apocalíptica o, de manera más general, el aviso de que tratar de cubrir las necesidades de una población envejecida llevará a la bancarrota a las sociedades modernas o hará imposible continuar con la cobertura sanitaria universal, es un ‘zombi’, una idea o alegato que está intelectualmente muerta, pero que nunca podrá descansar. Aunque con frecuencia es refutada por los hechos y argumentos, siempre regresa para seguir caminando, sembrando confusión y haciendo daño."

En nuestro caso, el zombi por excelencia es ya un mantra: en España sobran médicos y faltan enfermeras.

Cada cosa en su sitio.

El blog La enfermería frente al espejo (más propiamente, su URL) es ahora PSXXI (iniciales de 'profesionalismo siglo XXI'), mi nuevo blog. Esta nueva etapa, sin más compromisos de rendimiento que compartir con gente que sé que las aprecia mis reflexiones (cuando se produzcan y las pueda escribir), no sé muy bien por dónde va a evolucionar. El propósito principal es seguir reflexionando sobre aquello de lo que he llegado a aprender un poco, las profesiones sanitarias,

viernes, 28 de junio de 2013

Líbrame de mis amigos...

... que de mis enemigos ya me ocupo yo. Eso dice un popular refrán que viene que ni pintado para ilustrar la insólita actuación del Consejo General de Enfermería [CGE] en Baleares.

Veamos (brevemente) los antecedentes: el día 22 de mayo de 2011 se celebraron elecciones autonómicas en Baleares, hasta entonces gobernado por una coalición de centro-izquierda liderada por el partido socialista.

martes, 25 de junio de 2013